sábado, 25 de julio de 2015

LA BRUTALIDAD (desnudo en papel).

Caminaba por la calle más transitada de Madrid,
pero no había nadie, literalmente.
Recuerdo un hombre, solo, que se preguntaba dónde estaba el amor, su amor,
y una mujer que caminaba inquieta, temía a la noche sin luna,
la noche sin luz acechaba su seguridad y aunque el peligro no existiera,
la mujer seguía temiendo a la soledad,
indefensa ante la nada.

¿Y yo?

Pues yo caminaba ebrio de oscuridad,
abrumadora sensación de estar roto y
ser construido en la realidad inestable.
Pienso en que si estuviera triste no escribiría nada,
no es triste lo que estoy,
simplemente creo que estoy tan vivo que los niveles de sensibilidad
me saturan la mente y la razón,
tan disperso como los ocho vientos de las tres existencias.

Caminaba por la calle más transitada de Madrid pero no había nadie,
solo se escuchaba un pitido ebrio,
yo caminaba satisfecho en mis mentiras,
porque no estaba solo,
eran todas las mentiras las que transitaban en la calle más sola de Madrid. 



http://cargocollective.com/loorbravo/TRANS