domingo, 7 de abril de 2013

En esta apartada noche.


He pensado muchas cosas y como siempre no llego a ninguna conclusión... pero tampoco es que me importe mucho, la verdad.
Entender se ha vuelto una misión imposible, es duro ver y no hablar, no me sale la voz... lo  único son gritos ahogados, desesperados, gritos que les falta tiempo y algo de dinero. 
Es triste solo eso, no lloro porque no puedo ya que por dentro cada vez tengo menos agua solo me quedan  restos de cenizas, esas que revolotean a sus anchas en mi interior, es triste sí, no lo voy a negar, no niego nada. 
El silencio es imposible al igual que el vacío, si existe algo así no se a fabricado aún, y si creemos que algo así de bonito puede existir es porque nos dicen que es así pero como todo en estos tiempos, solo es una imitación barata, todo ilusiones huecas, así lo pienso pero no llego a terminar de creerlo, ya sabéis errores de fabricación y tal. 
Las ideas se tropiezan desesperadas por salir de algún lugar de mi mente dormida, que tontas son pero no las culpo, jo que tontas son... pero son ideas y esa es su naturaleza, la desesperación. 
Llegados a este punto de la noche efímera como los cigarros que me consumen este recipiente débil y frágil que se llama cuerpo he de ir a dormir, he de ir al lugar de los sueños, ese lugar que me tiene enamorado, porque no hay leyes naturales y todo es tan natural a la vez.
Es triste, jo es muy triste, que le voy a hacer es mi naturaleza.