jueves, 30 de mayo de 2013

En un mundo de ciegos de corazón...

En un mundo de ciegos de corazón el me ve,
de la manera mas inverosímil lo hace 
y sin darme cuenta sus ojos doblegan mi ansiedad 
y su mirada convierte todo en la paz que mi alma necesita.

Siento que vuelo, pero no despego
aun así el miedo que me detuvo ayer 
hoy se torna en el valor a librarme de tiempos tristes
de tomar corrientes de felicidad.

No sé con seguridad cuanto estará 
pero la seguridad es el ayer que no quiero recordar
y el pasado que me quemaba se desvanece 
frente al futuro incierto al que sin temor me enfrento 
y con cada bocanada de aire fresco 
mi cuerpo y mi mente vuelven a ver la luz.

Su mirada, sus besos, su calor
me dicen que el invierno se acaba 
y con el empieza una nueva primavera.