martes, 29 de octubre de 2013

...

















Pensé en decirte te quiero y mis ganas de gritarlo eran insaciables...
                       pero la razón me frenó por un instante,                                                                               

 ¿Cómo contradecir a los sentimientos? 
                                                            volví a pensar...
   quizás me precipitaba a los acontecimientos...

No pude evitarlo,
te dije te quiero porque las palabras
                                                       son puras e incontrolables, 
dejarlas fluir es el método preciso para que no muera el alma

TE QUIERO,
TE QUIERO,
                                                TE QUIERO.